Socialista Pedro Sánchez, reelegido como presidente del Gobierno español

MADRID.- Sin sorpresas, Pedro Sánchez fue reelegido como presidente del Gobierno español. El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) consiguió su reelección con 179 votos en el Congreso de los Diputados, tres más de los necesarios para obtener la mayoría absoluta, entre 350 escaños.

“Declaro otorgada la confianza del Congreso de los Diputados a don Pedro Sánchez Peréz-Castejón, lo que comunicaré a su majestad el rey, a los efectos de su nombramiento como presidente de Gobierno”, confirmó la presidenta de la Cámara, Francina Armengol, en medio de aplausos de varias bancadas políticas.

Sánchez, que gobierna desde 2018, ganó en la primera votación para su nueva investidura luego de negociaciones con un puñado de partidos políticos de Cataluña, el País Vasco, Galicia y las Islas Canarias, a los que ha otorgado concesiones a cambio de su apoyo en la votación.

“En nombre de Sumar y en nombre del Gobierno de España vamos a servir a nuestro país y a seguir ganando derechos, gracias a todas las personas que lo han hecho posible el pasado 23 de julio y ahora vamos a cumplir con nuestro mandato, defender a nuestro país y seguir ganando derechos”, aseguró Yolanda Díaz, líder del movimiento de izquierda Sumar, una de las primeras en reaccionar al resultado y a quien se atribuye parte de la reelección de Sánchez, ya que fue ella quien lideró las negociaciones en Bruselas con el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y otros representantes de Junts per Catalunya.

El líder del PSOE, que minutos antes volvió a dirigirse a la Cámara en un discurso, tendrá cuatro años más para gobernar el país, pero se prevé una legislatura plagada de complicaciones, tras alcanzar un polémico acuerdo de amnistía para los independentistas encausados por el proceso secesionista de Cataluña. Un pacto fuertemente rechazado por el opositor Partido Popular (PP) y Vox, de extrema derecha, que promovieron protestas contra el acuerdo a lo largo de la nación.

Junts per Catalunya ya advirtió que se trata de un acuerdo para la investidura, no para la legislatura, por lo que su apoyo a Sánchez se renovará, o no, mes a mes, según cómo se mueva la escena política.

Las promesas del PSOE para la próxima legislatura

Los socialistas y su previsible aliada en la próxima legislatura, Sumar, destacan que se trata del mejor resultado para España, ya que pondrán en marcha un Gobierno progresista que buscará “cuatro años más de estabilidad y progreso” para mantener los avances en materia social y económica, como la subida del salario mínimo, e impulsar otras mejoras en materia de empleo, así como en garantías de derechos para las mujeres, los migrantes, los trabajadores, entre otros.

En su discurso, en la primera sesión de investidura, el miércoles 15 de noviembre, Sánchez anunció como parte de su plan de Gobierno medidas como transporte público gratuito para menores de edad y desempleados, un pacto de Estado para la salud mental, con el que promete aumentar la cantidad de psicólogos y psiquiatras en la seguridad social y un pacto de Estado por los derechos de la comunidad LGBTIQ+, “más necesario que nunca”, remarcó el líder del PSOE.

Y es que el oficialismo subraya que la reelección de Sánchez logró frenar la entrada de la derecha, apoyada en la extrema derecha, al Gobierno central.

Todo en un país donde aquellas comunidades gobernadas entre el PP y Vox se han visto envueltas en polémicas, ante lo que los socialistas y parte del electorado consideran retrocesos: desde la censura de obras que abordan temas como la homosexualidad, en el Ayuntamiento de Valdemorillo, hasta la reciente propuesta en la Comunidad Madrid para derogar las leyes trans y contra la LGBTIfobia, que el ultraderechista Vox viene pidiendo desde 2019.

Pero la amnistía de Sánchez para los acusados por el ‘procés’, que además piden una vía para la realización de un referendo que eventualmente otorgue la independencia de Cataluña, también causa un fuerte malestar en sectores de la sociedad.

¿Una legislatura de alto riesgo?

El líder del PSOE repite mandato y con el resultado puede respirar tranquilo, pero previsiblemente solo por un tiempo.

El partido que quedó en segundo lugar en las elecciones generales pasa a ser primero para gobernar tras lograr los apoyos necesarios entre las bancadas políticas; son las reglas de juego permitidas en la democracia española.

Justamente para obtener la mayoría absoluta, además de los votos de su bancada política, Sánchez necesitó los sufragios de otras siete formaciones, un hito en el país. ¿Un PSOE de ocho partidos? Si bien fue la alianza con la que se dibujó el mapa del próximo Ejecutivo, su duración y estabilidad son inciertas.

“Es un error y usted lo sabe”, afirmó el opositor Núñez Feijóo a Sánchez, cuando le estrechó la mano este jueves luego de obtener la victoria.

La fuerte oposición del PP y Vox, que califican la amnistía como «golpe de Estado», están anunciadas, pero tampoco es seguro un respaldo continuo de los independentistas catalanes ni de parte de la izquierda, lo que refleja la división en el Parlamento.

Previo a la votación de investidura, Pablo Iglesias, de Unidas Podemos, que se unió a Sumar, alertó de una posible ruptura con la formación liderada por Yolanda Díaz, si se confirma, como dio por hecho, la exclusión de miembros de su bancada en el próximo gobierno que no liderarían ningún ministerio.

Junts per Catalunya también advirtió a Sánchez que su respaldo no puede darse por sentado. La portavoz del partido, Míriam Nogueras, afirmó que el dirigente socialista deberá ganarse la estabilidad “acuerdo a acuerdo”. Y en el centro de las presiones más sensibles para la escena política y social está la vía para un referendo de independencia de la comunidad catalana.

«Con nosotros no pruebe tentar la suerte (…) Somos fieles a nosotros. Si los cambios no son posibles y no se avanza, no apoyaremos ninguna iniciativa de su Gobierno. La estabilidad de la legislatura queda sujeta a los avances de las negociaciones en los ámbitos del reconocimiento nacional, con referéndum de autodeterminación y el ámbito del autogobierno«, dijo Nogueras en su réplica al discurso de Sánchez ante la Cámara el miércoles, cuando mostró su descontento frente a las palabras del líder socialista que se refirió al acuerdo como «un perdón» necesario para «pasar página».

El reelegido presidente también deberá encarar reticencias a su acuerdo de amnistía, incluso en el Parlamento Europeo. Pocas horas antes de que iniciara la votación este jueves, la Eurocámara dio a conocer que la próxima semana debatirá ese pacto alcanzado entre el PSOE y los independentistas.

La petición fue hecha por el Partido Popular Europeo, que remarcó “preocupaciones” por lo que considera “el principio del fin del Estado de derecho” en España, ya que “corre el riesgo de vulnerar la separación de poderes y socavar la independencia judicial”.

Las tensiones son fuertes, dentro y fuera del Legislativo español. Desde las advertencias de las bancadas políticas a Sánchez hasta las agresiones a algunos diputados socialistas en las calles.

F24/

Entradas relacionadas